Archivo de la etiqueta: dedo

CÓMO HACER DEDO ALREDEDOR DEL MUNDO?

aaaa

Les acercamos los cinco pasos básicos que utilizamos para hacer dedo, en este caso en la Polinesia Francesa hace cuatro años.

Lo único que debería cambiar son las dos últimas fotos. En esas deberíamos estar sacándonos una selfie con el conductor y viajando hacia el destino deseado en lugar de mirara cómo nos dejan parados:)

Seguir leyendo CÓMO HACER DEDO ALREDEDOR DEL MUNDO?

Anuncios

La historia más chica del mundo

17757095_1326009634158365_4309261281054406424_n

Estábamos manejando rumbo a Canelones y cuando pasamos por esa parada de ómnibus nos quedaban tres lugares en el auto. Frenamos y le preguntamos a él para dónde iba. Nos contestó, le ofrecimos acercarlo, accedió y subió.

En el camino, que no era tan largo, nos contó que se iba de vacaciones, que lo pasaban a buscar por el cruce al que lo estábamos acercando pero que, en realidad, el no era de ahí. Era de La Paloma.

– ¿Conocen? -preguntó-. La Paloma de Durazno -agregó después de un segundo de silencio-.

Seguir leyendo La historia más chica del mundo

¿Cómo es hacer dedo en Uruguay?

15171161_1203401259752537_6474796837068610014_n

En la foto estamos con Marta y Eduardo, dos personas que hace dos semanas no conocíamos y que hoy podemos llamar amigos.

Hace unos días íbamos de Paysandú a Salto y pasamos por una parada de ómnibus en la que esperaban casi 10 personas. Sin que ninguna estuviera haciendo dedo, decidimos bajar la ventanilla y ofrecer para llevar a los que viajaran a Salto.

Eduardo y Marta fueron de los que se miraron y sin pensarlo mucho dijeron que sí. Subieron con la novia de su sobrino y nos pusimos a charlar entre todos.

Seguir leyendo ¿Cómo es hacer dedo en Uruguay?

A dedo hasta Singapur

12967282_1017453475013984_6140390366242886872_oCuando estás ahí, con la mochila puesta, el sol pegando fuerte y los vehículos que siguen de largo, tenés que pedirle que te lleven a cada uno de los que te cruces.

Si es un camionero, no importa que a veces la ley no lo deje o que pienses que está podrido de cruzarse con mochileros o que su camión es su casa y no deja entrar extraños: tenés que pararlo y pedirle que te lleve. Seguir leyendo A dedo hasta Singapur