Desde el Big Ben hasta San José

aaa

En la plaza de San José conocimos otra historia de esas que se esconden ahí cerca y tienen un montón de detalles alucinantes.

El reloj de la iglesia de la ciudad no para de sonar desde 1874, año en que se terminó la construcción de la catedral.

Su gigante maquinaria fue traída desde Suiza, su campana mayor desde Barcelona, la menor desde Roma y las esferas las hizo la misma empresa que realizó el Big Ben de Londres.

Pero es Don Hugo de León quien la mantiene viva, dándole cuerda cada mañana a las 7.30 durante más de media hora.

Hugo nos comentó con orgullo que el reloj no falla desde 25 de agosto de 1900 y que a pesar de que la máquina tiene cuerda para ocho días, él se levanta cada mañana y le da un rato hasta dejarla a cero, para que el margen siempre sea el máximo.

Nos explica cada pedacito de esta gigante obra que tiene más de tres pisos de altura y nos hace entender la magnitud de ese reloj que desde hace casi 150 años se hace escuchar a más de 15 kilómetros del centro de la ciudad.

Italia, España, Inglaterra, Suiza y Uruguay se unen cada mañana para que San José escuche, cada quince minutos, el sonar de las campanas de Don Hugo de León.

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTube e Instagram?

Seguimos conociendo gente A la Vuelta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s