Un pueblo muy raro

14992064_1183603325065664_3328879796017099033_n

Hay un lugar de Uruguay que se llama Casa Blanca, queda a 15 minutos de Paysandú y tiene 350 habitantes. Nació hace casi 200 años, a raíz de la apertura de un saladero, como tantos pueblos de nuestro país. Hasta ahí, todo normal.

Sin embargo, hace unos años llegó a estar tierras Eugenio Schneider: un hombre nacido en Argentina, que vivió en Chile, se mudó a Río Negro y ahora vive en Paysandú, en este pueblo que cambió desde su llegada.

Del crecimiento del frigorífico que Schneider dirige se desprendieron proyectos culturales que convirtieron a Casa Blanca en un lugar peculiar. Hoy en día, en este pueblito se ofrecen talleres de arte y pintura, clases de baile y gimnasia, cuenta con un club de pesca, un local de ramos generales y recibe a artistas europeos y sudamericanos para que canten, actúen y muestren sus destrezas en el pueblo.

bbb

Cada 15 días se proyectan películas no comerciales en un pequeño cine para 25 personas (que nunca se llena) y cada mes hay conciertos de música barroca.

¿El objetivo? Que los habitantes del pueblo vean algo distinto, que sepan que hay más cosas que las que se ven en la rutina de un lugar con menos de 400 habitantes. En Casa Blanca los artistas de renombre se pasean sin problema y la gente no se sorprende al enterarse que son franceses, italianos, argentinos o venezolanos.

15036421_1183603591732304_9025262387543019249_n

Entre las locuras que tiene este lugar figura La Pulpería, un restaurante imposible. En él se elaboran un sinfín de platos riquísimos y muy prolijos, que también sorprenden por el proceso que implica su realización.

La carne que se usa es de exportación (proviene del frigorífico de Schneider, también dueño de este restaurante), la pesca es únicamente local y las verduras son casi todas plantadas allí (incluso unos hongos japoneses que son casi imposibles de producir en Uruguay).

A su vez, los clientes pueden alojarse de manera gratuita en caso de que el alcohol consumido supere lo debido o simplemente quieran despertarse a orillas del río.

Casa Blanca es un lugar muy raro, a veces parece un milagro, a veces una locura. Lo único seguro es que vale la pena pasar a visitarlo y vivirlo en primera persona.

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTube e Instagram?

Seguimos conociendo lugares particulares A la Vuelta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s