A la Vuelta de un Patrimonio de la Humanidad

c

Vamos a tratar de sintetizar muchas horas e información en algunos párrafos. Ayer recorrimos el Frigorífico Anglo, una fábrica que supo ser “la cocina del mundo” durante casi 100 años.

Desde los edificios grandes que hoy son ruinas, salían para Europa más de 200 productos distintos que iban desde carne, cueros, lana y grasa, hasta jabones, pastas y el mundialmente famoso “corned beef”.

Este monstruo empleó a más de 4.000 personas (en todo Fray Bentos vivían 13.000) operaba durante las 24 horas del día, los 365 días.Las Guerras Mundiales y la situación europea fueron el escenario perfecto para que el Anglo festeje y viva sus décadas doradas, en las que faenaba más de 200.000 animales por año.

Alrededor de la fábrica fue naciendo una especie de ciudad con club de bochas, campo de golf, de tenis y hasta un estadio de fútbol. En sus tierras también se celebraban las romerías, unos desfiles festivos con bandas musicales para quienes trabajaban en el Anglo, o sea, para todos.

En la recorrida charlamos con Milton, un exobrero que no pudo evitar las lágrimas cuando recordó los tiempos del Anglo funcionando. Se trabajaba muchísimo, pero era un lujo: “Esto era una familia enorme, éramos todos una familia. Después todo se vino abajo”.

Hoy, donde se generaba la comida del mundo queda el recuerdo y un museo gigante que de a poco se viene abajo. Donde hubo un edificio de seis pisos destinado únicamente a la refrigeración (del tamaño de un parking de shopping), hoy hay techos desplomados.

Caminar por los pasillos que atravesaban empleados de más de 60 países, durante 100 años, mientras una chimenea imparable sacaba humo todo el día te ponen la piel de gallina. El lugar y sus alrededores ahora son Patrimonio de la Humanidad declarado por Unesco.

“En el festejo de los 150 años de Fray Bentos se volvió a prender la chimenea. Todos lloraron, yo no pude ni mirar, no pude volver a mirarla”, recordó Milton, con la voz quebrada.

Miren las fotos, viajen con nosotros por el tiempo y si pueden vengan, el Anglo vale la pena cada minuto.

Si querés ver más fotos del Anglo con descripciones podés encontrarlas acá.

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTube e Instagram?

Seguimos A la Vuelta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s