El tren pasa una sola vez

Llegamos a Yakarta y en pocos minutos ya sufrimos su calor y sus terribles problemas de tráfico.

Pero no pasa nada, nos movimos de una terminal a otra, atravesamos la ciudad y nos subimos al primero de los trenes que vamos a usar en Indonesia.

La idea es llegar dentro de 10 horas a Yogyakarta, una ciudad que todavía es gobernada por una monarquía y que tiene en sus tierras dos templos impresionantes que queremos conocer.

Alquilamos nuestra almohada, como todos en el tren, y nos vamos a descansar. Subite que viene casi vacío.

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTubeInstagram?

Seguimos A la Vuelta!

Anuncios

Un pensamiento en “El tren pasa una sola vez”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s