A dedo hasta Singapur

12967282_1017453475013984_6140390366242886872_oCuando estás ahí, con la mochila puesta, el sol pegando fuerte y los vehículos que siguen de largo, tenés que pedirle que te lleven a cada uno de los que te cruces.

Si es un camionero, no importa que a veces la ley no lo deje o que pienses que está podrido de cruzarse con mochileros o que su camión es su casa y no deja entrar extraños: tenés que pararlo y pedirle que te lleve.

Si lo hacés, te puede pasar como a nosotros, que nos cruzamos con Ivan, que nos había visto haciendo dedo varios kilómetros atrás pero no pudo parar al costado de la ruta, nos subimos a su camión con el que iba a entregar mercadería a una ciudad, lo esperamos en el shopping mientras descargaba las cajas, nos volvimos a subir y seguimos hasta el puente que une Malasia con Singapur, nuestro próximo destino.

Estamos a metros de Singapur y lo logramos gracias a Ivan. Y también gracias a no diferenciar, a pedirle ayuda a todos.

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTubeInstagram?

Seguimos A la Vuelta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s