La sonrisa solo llega con la imaginación

12339110_940518002707532_465255349142318885_o.jpgLe preguntamos mucho sobre la vida en la guerra, sobre el día de la bomba, sobre las semanas posteriores. Hiromi nos contó mucho de lo mal que la pasó, pero también quisimos saber lo que lo mantenía vivo, despierto, ilusionado, feliz.

Le preguntamos a qué jugaba y dijo que no recuerda el tiempo de jugar; le consultamos sobre su comida preferida y explicó que se comía lo que había; entonces tuvimos que hacer un juego.

– Imaginate que tenés 10 años y Japón no está en guerra. O sí, está en guerra pero no hay escasez de alimento. Tu mamá viene y te pregunta “¿qué querés comer?”.

– Carne, siempre quería tener un buen pedazo de carne en mi plato- explica. Y agrega: y tomar un vaso de sake- y larga las risas.

Los tiempos de guerra fueron duros, tanto que Hiromi necesita imaginar para poderse reir. Pero escucharlo a las carjacadas es una prueba de que la vida ganó. Esta es una de las experiencias más enriquecedoras de nuestra vida.

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTubeInstagram?

Seguimos A la Vuelta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s