Tres horas que cambiaron nuestra vida

10348302_859946964097970_9042940936269420254_n.jpgFuimos testigos de uno de los encuentros más impactantes de nuestra vida.

En tres horas entendimos algo no estaba claro antes; conocimos tres personas increíbles.

Al lado de Nico está Mohammad: recibió tres balazos cuando era niño y su hermano fue asesinado durante el conflicto israelo-palestino. Era, además, su mejor amigo y cuando cuenta su historia asegura que nunca sufrió tanto como el día en que supo que la pesadilla era realidad.

Al lado de Mohammad hay una una historia similar pero del lado israelí. El hermano de Aielet también fue asesinado; tenía 19 años y se fue para no volver. Los recuerdos sobre el día en que tocaron su puerta con la noticia se mantienen demasiado frescos.

Estas dos historias angustiantes podrían terminar en aumentar el odio mutuo entre las partes que sufren por este conflicto pero por su grandeza las llevó hacia el amor. Ambos concluyeron que vengar y matar no les devolvería ni por una milésima de segundo la vida de sus hermanos y decidieron entonces juntarse para empezar a dar charlas que contribuyan a “preparar a los pueblos para vivir en paz”. Tanto en Israel como en Palestina, los integrantes de las “familias incompletas” que forman parte de este proyecto visitan casas para contar sus historias. Quieren que su desgracia no le suceda a otros. Son una organización que no busca sumar integrantes.

La tercera historia es tan o más increíble y fue contada por Bushra, que en la foto posa con una imagen de su hijo colgada en el cuello. Esta madre de ocho hijos tuvo que enterrar a su primogénito cuando el joven contaba 17 años.

En su relato explicó: “Todos los días vienen a buscar a mis hijos para que se unan a las milicias extremistas, para que ataquen y hagan daño. Yo les digo que no y me acusan de vender la sangre de mi hijo asesinado. Les respondo que no, que lo que hago es cuidar la sangre de mis otros siete”.

Con la piel erizada y los ojos vidriosos escuchamos a madres y hermanos decir que la paz es el camino. Que antes de palestinos e israelíes son seres humanos y que el odio no es opción; el camino es la convivencia y la paz.

Nos dan un ejemplo que no vimos nunca antes, nos dan el privilegio impagable de escuchar historias de grandeza como nunca conocimos.

Realmente, vivimos una de las experiencias más enriquecedoras y profundas de nuestra existencia.

Y queremos que lo compartas, porque los mensajes positivos contagian.

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTubeInstagram?

Vivencias únicas A la Vuelta!

Anuncios

Un pensamiento en “Tres horas que cambiaron nuestra vida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s