Un sueño hecho tienda

20140903_090925

Tanto en Australia como en Nueva Zelanda existen unos hermosos lugares llamados “opportunity shop”: una especie de “second hand” encarados de manera distinta y particular. Una opción para ayudar a diferentes ONGs y una obligación si querés cuidar tu bolsillo mientras viajás.

Los “opp shop” son comercios dirigidos por diferentes organizaciones (generalmente iglesias u ONGs  de beneficencia) que terminan convirtiéndose en cadenas nacionales a los que la gente puede acercarse para donar lo que no usa.

Ubicados en todos lados, desde en los pueblos más remotos hasta en las calles más importantes de las ciudades más grandes, sirven de hogar para todo tipo de artículos: desde un llavero de diez centavos hasta un mueble para el hogar que cuesta cientos de dólares.

La consigna es sencilla: donás lo que no usás, ellos lo reforman o limpian, lo revenden e impulsan distintas obras sociales con la recaudación. De esta manera, se alimenta una industria mucho más sana y se evita el consumo innecesario de productos nuevos.

Además, la energía que se respira en los opp shops es muy especial y sus empleados son, como en muchos lugares de estos países, voluntarios recontra buena onda.

20140903_090909
Buenos precios, buena vibra.

Lo que ocupa el mayor espacio en estos locales es la ropa, principal fuente de ingreso de los opportunity shops . Las razones son varias: primero, porque la gente tiene el hábito de donar prendas muy bien conservadas, casi nuevas, incluso de las marcas más caras; segundo, porque los voluntarios reparan los productos y se aseguran que lo recibido quede en buen estado a la hora de estar a la venta; tercero, porque los locales están bien decorados y ubicados, lo que los convierte en una opción atractiva y competitiva para los que necesitan cualquier cosa; cuarto, porque todo el mundo compra: pudientes y humildes, los que visten a la moda y los que no prestan atención a lo que se ponen, los niños, jóvenes, adultos y mayores. Todos.

Por estos lados no existe un prejuicio negativo acerca de las tiendas de segunda mano, sino todo lo contrario. Además, y esta es quizá una de las principales razones, los precios son extremadamente baratos.

El objetivo de estos locales no es puramente comercial, sino que buscan brindar una oportunidad de comprar cosas baratas mientras recaudan dinero para volcarlo a campañas sociales. A su vez, los locales cuentan con beneficios que les permiten disminuir sus costos.

Desde que conocimos los opp shops, no paramos de visitarlos. A veces entramos para comprar cosas y otras lo hacemos para sorprendernos y divertirnos con lo que vemos. Llevamos invertidos menos de 30 dólares y ya hemos adquirido tres sobres de dormir, un colchón de dos plazas, un termo, un trípode, un jean, 4 pares de championes, una cuchilla, una olla, un sartén, un juego de cubiertos  y vamos por mucho más. Casi compramos un Trivia (hasta el día de hoy nos arrepentimos de haberlo dejado pasar) y de haber sabido de la existencia de estas tiendas antes de salir de Uruguay, hubiésemos traído muchas menos cosas desde casa.

Compramos de todo en los opp shops.
Compramos de todo en los opp shops.

Si tenés pensado venirte a estos países por un largo tiempo, te recomendamos no traer nada que sea prescindible o que implique cargar y complicarse. Por ejemplo: campera de invierno (podés conseguirla mucho más barato y ocupa mucho lugar en las valijas), sábanas (ayer las vimos a 50 centavos de dolar cada una), sobres de dormir y todo lo que sea para viajes posteriores.

Otro punto importante a tener en cuenta es que a los opp shopp no solo tenés que ir especialmente cuando precisás algo, sino que tenés que entrar cada vez que te los cruces de casualidad, porque siempre podés ver algo que te sirva, aunque ni sepas que lo necesitás.

En nuestro caso, que vivimos un año en Australia y luego empezamos a movernos con más frecuencia, podríamos habernos evitado un montón de equipaje y no haber estropeado cosas que podíamos conseguir en estos locales a mucho menor precio y colaborando con una buena causa.

Las principal marca que conocimos en Australia es Salvation Army;  en Nueva Zelanda también están fuertes Red Cross y las ambulancias de St Jhon.

Sin embargo, en todos los lugares, incluso los pueblos muy chicos, se encuentra una tienda de este estilo, aunque pueda no pertenecer a una de estas cadenas. En cada rincón de estos países, incluso en lugares remotos, y siempre a metros del lugar más importante de la ciudad/pueblo, los vas a encontrar.

Los opportunity shop forman parte fundamental de la vida social de cada lugar y constituyen una herramienta única que brinda un espacio para hacer el bien mientras se venden productos necesarios a precios ridículamente económicos.

Si tenés la oportunidad de venir a estos países, no dejes de entrar a los opp shops.

Nos vemos A la Vuelta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s