Uruguay en el mundial

10401444_669847183107950_3908112546149573974_n

22:30 en Melbourne: Nico, Alex y Ger charlan en inglés con un recién llegado Couchsurfer. Mientras Chris duerme, la charla se basa en conocernos un poco, contarle de nosotros y escuchar su parte.

Lo primero que le decimos es que: “Vas a dormir en el cuarto porque en 4 hs juega nuestra selección. No te queremos molestar (aunque si hacemos algún gol lo vamos a gritar como locos). Éste es el partido más importante de los últimos 4 años, si ganamos nos metemos entre los 16 mejores, vamos a estar MUY FELICES. Si perdemos, tendremos que esperar 4 años más”.

Lo que no le explicamos es lo complejo que es todo esto para nosotros; que el fútbol es lo más grande que tenemos, que nuestro país se limita al éxito de este deporte y que si nos va bien ya nada importa. Que para ser felices necesitamos salud, amor, dinero y trabajo… pero si nos falta el fútbol, nos falta una pierna.

Lo que no le explicamos y no le vamos a explicar, porque tampoco sabemos cómo explicárnoslo a nosotros es que hoy ganamos, como sea.

Pero si empatamos, o perdemos no vamos a terminar criticando ni maldiciendo. Lo vamos a hacer con la frente en alto, agradecidos.

Porque dos malos partidos no borran lo mejor que vivimos en nuestras vidas en los últimos 4 años. Porque para crecer de manera honesta hay que ser humilde y respetuoso, pero sobretodo AGRADECIDO.

Los jugadores que hoy nos defienden nos enseñaron demasiado… a ganar, a festejar, a sonreír y llorar. A sentir lo que es estar en el mejor lugar del mundo, en un momento determinado, a perder con la mente en alto y a nunca darse por vencido. A ser humilde y trabajador, a ser un equipo y por último, pero no menos importante, a ser respetuosos y agradecidos.

Hoy ganamos, como sea, porque vinimos al mundo a demostrar que la lógica no tiene sentido y hoy volvemos a desafiar a la ciencia tratando de demostrar que el Celeste es más fuerte que el Azul, que 3 millones son más que 60 y que 11 son más que 11… porque hay otros 11 afuera, porque hay tres millones en casa y muchísimos más como nosotros desperdigados por el mundo llorando con ellos, trancando y peleando cada una como si fuese la última.

Porque en un país humilde como Uruguay los logros no se miden en plata, se miden en goles, en medallas, en copas y sobre todo en el orgulllo y privilegio que sentimos por ser parte!

Hoy ganamos, como sea. De eso estamos seguros…
Pero el orgullo que sentimos, que a 12000 kilómetros nos reconozcan por nuestros jugadores, por nuestro logro en el mundial anterior, por el alma y garra que le ponemos.
Esto no se gana ni pierde en este partido; esto lo recuperamos después de decenas de años y no lo vamos a perder en 90 minutos!

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTubeInstagram?

Seguimos A la Vuelta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s