Precios australianos

1116059_509051272520876_1546806991_o.jpg

Germán y Alex fueron seleccionados para una empresa que junta fondos para los niños maltratados de Australia, fueron al día de entrenamiento pero el estilo “te hago sentir una basura para que dones cinco dólares” no les convenció, entonces no volvieron.

Además, trabajaron un día en la construcción. Llenaron baldes con corteza de arbol, los movieron de un lado al otro, se contracturaron, taparon unas plantitas con tierra y también les dolieron los hombros.

Nicolás trabaja un par de días a la semana como juntavasos y platos en el Opera Bar, el bar del Opera de Sydney, el lugar más emblemático de Australia, donde comparte turno con rumanos, turcos, bangladeshos(?), franceses, italianos, coreanos, canadienses y argentinos, muchos de los cuales son nuevos, por lo que rompen más cosas que Nico.

Además, trabajó un par de días en la sala VIP que tiene la aerolínea Emirates en el aeropuerto internacional de Sydney, en el que lava vajilla y ordena un poquito los baños. Está a prueba así que en unos días tendrá más trabajo o más tiempo libre.

Mientras, siguen de entrevista en entrevista para nuevos trabajos, mienten en sus CV’s y tratan de contestar lo que les parece que les preguntan en un inglés que todavía no les es familiar.

Juntos, van al banco muy seguido. Porque hay café gratis y porque no les llegan las tarjetas de débito que pidieron hace 10 días, en las que se les depositan los pagos de cada trabajo, por lo que están insistiendo con eso cada vez que es necesario.

Juntos también, hicieron un surtido de supermercado. Y encontraron, entre las góndolas, una excusa para publicar algo en A la vuelta.

En Australia, cada supermercado tiene su línea de productos de la casa (como si fuera Leader Price en Uruguay), con las que ofrecen productos muy baratos. Diferencias con Uruguay: la marca de la casa es entre 2 y 6 veces más barata que la que le sigue en precio, y los productos en los que hay oportunidad de comprar la marca de la casa son casi todos, en lugar de unos pocos como en el país del Ricardito.

La marca de la casa del supermercado en el que hicieron el surtido se llama “Homebrand” y para que se hagan una idea, sobre 38 productos adquiridos, 30 pertenecen a la Homebrand.

En total, gastaron 125.55 dólares. Y se tomaron la molestia de entrar en devoto.com.uy y hacer online el mismo pedido que compraron en Sydney, para comparar precios. Siempre eligieron el producto más barato de la góndola virtual. En Uruguay, hubieran gastado 3.721 pesos (170 dólares aproximadamente).

¿Ya miraste todo lo que publicamos en FacebookTwitterYouTubeInstagram?

Seguimos A la Vuelta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s